Fish

viernes, 27 de abril de 2012

Actividades para desarrollar el desarrollo pragmático



Algunas actividades que sirven para estimular las distintas funciones del lenguaje, según Halliday y pueden fomentar o ayudar a que este desarrollo pragmático se lleve a cabo de una forma mas optima si cabe, pueden ser:

-         - Moverse en grupo y cada vez que se encuentre con otro compañero se saludaran de forma amable usando distintos tipos de saludo

-         - Practicar como pediríamos un juguete a otro compañero

-         - Resolución de situaciones cotidianas. ¿Cómo pedimos algo en una tienda? ¿Cómo ofrecer o aceptar un regalo?

-         - Explicar al alumnado una situación y que planteen posibles soluciones

-          -Que explique que tres objetos llevaría a un viaje y por qué

-          -Hacer y recibir comentarios positivos y negativos a los otros compañeros

-          -Guardar turnos de intervención en las conversaciones

-          -Emitir opiniones y deseos

-          -Dramatizaciones en las que los alumnos deben asumir diferentes papeles

-          -Demandar atención para expresar una opinión

-          -Buscar diferentes significados de una misma palabra
ç
-           -Buscar palabras que signifiquen lo mismo, lo contrario

-          -Buscar distintas formas de decir una misma cosa

-          -Redactar cartas a distintas personas (petición de visita al zoo), adecuando el lenguaje a la situación social, el contexto comunicativo y el interlocutor

No cabe duda de que, en un tiempo relativamente corto, todo niño inmigrante que no sufra alguna discapacidad desarrollará competencia comunicativa equivalente a la de los niños nativos; la cuestión es cómo ayudar a que ese desarrollo sea lo menos traumático posible.

En cuanto a las posibles estrategias que pueden ser otro factor que contribuya al ya citado desarrollo optimo de esta capacidad, encontramos:

-         - El trabajo en el aula de apoyo debe centrarse en un tratamiento funcional de los eventos de aula, organizados de mayor a menor frecuencia. Estudios del habla del profesor y de las funciones comunicativas que se realizan con más frecuencia en las aulas de Educación Primaria pueden orientar el diseño de experiencias de aprendizaje en el aula de apoyo. Sin embargo, la labor del profesorado especializado debe ir más allá del uso de inventarios estandarizados de funciones comunicativas en el aula, y tratar de analizar el uso específico y las peculiaridades propias del tutor, de forma que se anticipen las dificultades que podría experimentar el niño y se trabajase en la doble dirección de aconsejar una adaptación lingüística al tutor (quizá recomendarle una velocidad más lenta, una articulación más clara, un repertorio de expresiones más limitado, etc.) y de preparar al niño para tales dificultades idiosincrásicas.

-          -El aula de apoyo también puede prever en cierto grado los usos funcionales que los compañeros y compañeras del niño van a llevar a cabo en sus interacciones. En este caso, sólo se puede actuar sobre el niño inmigrante, diseñando actividades y simulaciones que preparen al niño para ese entorno
-          Tanto en el primer apartado como en el segundo, se ha de proceder sobre resultados de observaciones reales y sistemáticas, nunca sobre intuiciones o creencias

-          -El tratamiento explícito en la clase de apoyo debe estar enfocado a disminuir las dificultades esperables y a tratar los problemas encontrados por el niño en su interacción en el aula del tutor. En particular, gran parte del trabajo en el aula de apoyo debe estar orientado al análisis de eventos (tanto ya vividos por el niño como aquellos que previsiblemente se va a encontrar), basado en preguntas diseñadas para aumentar la consciencia sobre el contexto, las claves culturales, las formas lingüísticas, las convenciones sociales, etc., que están operando sobre la situación analizada

-         - En el aula del tutor, la competencia pragmática del niño inmigrante se desarrollará a través de dos mecanismos: por un lado, la interacción con el profesor o profesora estará orientada a involucrar al niño en el negociación de significados, la atención a formas lingüísticas y la interpretación de las normas de comportamiento (Antón, 1999); por otro, la socialización con los otros niños provee oportunidades para el uso significativo, apropiado y efectivo, de la lengua (Ochs, 1996), por medio de la participación recurrente en situaciones de comunicación y la atención al comportamiento y uso pragmático de los compañeros.


-         - La complementación entre aula de apoyo y aula regular del tutor cubre las dos áreas que Kasper (2000) contempla en la facilitación del desarrollo de la competencia pragmática: un entrenamiento cognitivo explícito y una socialización con oportunidades implícitas para el desarrollo; el primero es un proceso asimétrico, con el profesor de apoyo en una situación preponderante; el otro es un contexto asimétrico, donde el desarrollo es más fluido e inconsciente, pero por ello también más estable y duradero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada